Cuantas personas, incluida yo, pasamos junto a la hermosa Catedral de Málaga y no nos paramos a mirarla como bien se merece? Un edificio que lleva con nosotros más de 400 años, que es una de las pocas basílicas del mundo que reúne tres estilos arquitectónicos: el románico, el gótico y el barroco; que no pudo ser terminada en su totalidad por falta de fondos, ya que los reyes de la época destinaron ese dinero para ayudar a los que luchaban por la independencia de lo que hoy son los EE.UU. (razón por la que la llamamos popularmente “La Manquita”, debido a que sólo tiene una torre), y en la que se encuentran verdaderas obras de arte salidas del genio de hombres como Zurbarán, Murillo o Juan de Mena. Todo esto bien vale, en mi opinión, una mísera mirada.


Anuncios