La noche sugiere, no enseña.
La noche nos encuentra y nos sorprende por su extrañeza.
Ella libera en nosotros las fuerzas, que durante el día, son dominadas por la razón.